Son pocos los restaurantes con 3 estrellas Michelin en donde el detalle, el estrés, la expectativa y la perfección juegan un rol importantísimo en la historia detrás de cada una de estas estrellas.

Del magnifico y perfeccionista chef Grant Achatz nace un lugar que habla por sí solo, un lugar basado en las pinturas de Dali que, al replicarlas en platillos mágicos, te hacen soñar, volar y desear poder entrar en la cabeza de Grant por, aunque sea, un minuto.

El chef Grant inició su carrera en el Bulli, donde empezó esta búsqueda y amor por la cocina molecular.

Alinea abre sus puertas en el 2005, en el 2007 entró en la lista de los mejores 50 restaurantes del mundo, en el número 36. En ese mismo año se le diagnosticó cáncer de lengua en etapa 4, dándole 2 años de vida. Con tratamientos experimentales logró quedar libre de cáncer pero perdió el sentido del gusto temporalmente, lo cual no puedo imaginar lo difícil que debió haber sido, en el 2011 Alinea obtiene 3 estrellas Michelin, el puesto más alto dentro de esta guía.

Tuvimos la suerte de poder tener una mesa en la cocina de este mágico restaurante, un cubo de cristal en el centro de la cocina, donde tienes absolutamente la mejor vista que jamás hayas tenido en cualquier restaurante al que hayas ido. El estar rodeada de vidrio, te da independencia del resto del lugar y a su vez, cercanía con el chef. Este lugar tiene el manejo de tu luz, tu música, la escenografía, todo, absolutamente todo, está controlado. Cada platillo va acompañado de una canción en especial que hace que el platillo sea mucho más que simplemente ingredientes en conjunto, hacen que cada tiempo sea mágico y especial, con autonomía y características imponentes.

Estando en la mesa de la cocina se vive otro ambiente, un ambiente tenso, que sugiere que no habrá cabida a un mínimo error de parte de nadie, el chef pone sus ojos y sin decir absolutamente nada, exige perfección, profesionalismo. Cocineros concentrados, donde la atención es 100% dedicada a cada uno de los platillos que van saliendo, todo sucede conforme a lo establecido. La limpieza es impresionante no solamente al final sino en cada paso que da cada cocinero, donde no dejan un solo centímetro cúbico sin limpiar después de acabar su tarea asignada y durante la misma.

Todos los platillos envuelven algo extraordinario, técnicas, sabores, pero sobre todo un algo que hace que el platillo sea especial. Sí, fuego, árboles echando humo, hielo cayendo de la mesa, globos con helio comestibles, arte en la mesa. Todo, todo, todo hace de este restaurante, querer y desear poner los pies dentro de él y poder vivir sólo una vez esta magnifica experiencia.

Y así, al final de todo entiendes lo que cada una de las estrellas Michelin envuelve tanto en la comida, como en la vida del chef, y sin duda hacen ponerte a pensar en qué sería de ti ante tan impresionante reto que, sin duda, envuelve la guía Michelin.

Post Relacionados

¿Cilantro o perejil?

Muchas veces compramos hierbas como cilantro y perejil, que son básicos en la cocina del...

LOS 4 INGREDIENTES PATRIMONIO...

En la actualidad podemos encontrar tantos ingredientes como nuestra imaginación nos lo...

cocina molecular

Hoy en día la cocina nos sorprende cada día con diferentes técnicas e ingredientes....