La cocina es un gran aliado siempre en todos los sentidos. Es de gran ayuda en temas de integración, ya sea para familias, empresas o amistades, entre otras. Es una excelente herramienta para la concentración ya que para muchos procesos necesitas estar enfocado al 100% en lo que estás haciendo, ayuda en el perfeccionismo y tecnicismo. Pero además, es realmente una técnica increíble cuando la usamos con personas con discapacidad, pues los ayuda en todos los sentidos: desde a que nosotros nos integremos a ellos de una manera completamente única y natural, así como a que logren desarrollar nuevos conocimientos y formas que muchas veces les son favorables.

La cocina une familias, personas y amigos, es un espacio donde todo sucede y siempre se logran resultados mágicos e inesperados. Así fue mi encuentro con los beneficiados de Mosaico Down, personas con síndrome de Down que lograron conquistar completamente mi corazón y mi alma.

En mi experiencia el poder cocinar con Mosaico abrió mi panorama ¡al mil! Encontré en un grupo de personas una paz y alegría por vivir, difícil de explicar. Estar con ellos me llena de entusiasmo y siempre salgo de la experiencia con más ganas de luchar con todo por mis sueños. El poder de sus sonrisas es tan mágico que de verdad cualquier problema, cualquier situación, la logran apagar para que simplemente te enfoques en gozar el momento.

Los bailes de reaggeton, las declaraciones de amor, los gritos porque se acaba el tiempo del concurso, las porras… todo hace que ese tiempo que les dedicas sea en verdad único y quieras repetirlo una y otra vez. Vivimos creyendo que no tenemos tiempo, pensamos que debemos ayudar pero de la manera más fácil y menos comprometida, pero no nos damos cuenta que hay tiempo que necesitamos invertir para alimentar el alma, para aprender cosas que no están en los libros, para dejarlo todo en una mirada, en una sonrisa, y sólo así se entiende que la ayuda no la dimos nosotros, sino que nos la regresaron sin siquiera haberla pedido, todo eso que nosotros íbamos a dar, de repente es algo que nos nutre y que es tan fuerte que llena tus días simplemente con recordarla.

Mosaico y Comunal me han enseñado el poder del tiempo bien invertido y de cómo ayudar, te ayuda a ti más que a cualquier otra persona. Dame la oportunidad de enseñarte lo que es cocinar con causa, dale a Mosaico Down la oportunidad de robarte el corazón para siempre y de enseñarte el poder de la cocina. El próximo 6 de septiembre tenemos una cita a las 2 de la tarde, ¡ayúdame a ayudarte, ayudando a los demás!

Inscríbete en https://comunidadaltruista.org/campaigns/cocina-con-causa-2/ y para cualquier duda puedes escribir a contacto@comunal.social

Post Relacionados

¿Cilantro o perejil?

Muchas veces compramos hierbas como cilantro y perejil, que son básicos en la cocina del...

LOS 4 INGREDIENTES PATRIMONIO...

En la actualidad podemos encontrar tantos ingredientes como nuestra imaginación nos lo...

cocina molecular

Hoy en día la cocina nos sorprende cada día con diferentes técnicas e ingredientes....