¿Qué sería de nuestra gastronomía sin las cocineras mexicanas que, con el paso de los años, compartieron de generación en generación recetas y tradiciones que muchas conservamos hasta el día de hoy? Ellas han sido una pieza clave para que actualmente la gastronomía mexicana sea reconocida como patrimonio cultural de la humanidad.  

A través de los años y con conquistas en nuestra historia, todas ellas han ido creciendo y adaptando sus recetas a ciertos ingredientes nuevos y comodidades que nos ha ido dando la tecnología, pero siempre conservando el sabor y ciertas formas tradicionales de preparación que hacen de nuestra comida, una gastronomía especial.

La dieta prehispánica se basaba en los cultivos de la milpa, que eran el maíz, frijol, chile, calabaza, tomate… ingredientes que hoy siguen formando parte indiscutible de nuestra dieta. Con la llegada de los españoles y la introducción de nuevos ingredientes, las  mujeres indigenas, sobretodo en los conventos, empezaron a tomar como propios ciertos ingredientes y a elaborar recetas más complejas, que hoy forman parte esencial de nuestra gastronomía. 

El primer recetario del que se tiene registro en México, está elaborado por Sor Juana Inés de la Cruz, lo cual demuestra la importancia que tuvieron las mujeres de los conventos en la gastronomía.

Y hablar de tradiciones no sólo es hablar de platillos, sino de regresar al cuidado mismo del ingrediente con el que crecimos y la forma en la que lo honraban nuestros antepasados. Un ejemplo de ello es el maíz, las cocineras mexicanas nos enseñaron a respetar tanto la forma de sembrarlo, como la forma de cosecharlo, así como el  proceso mismo de la nixtamalización y hasta su molido. Y aunque haya máquinas que intenten suplir la mano del hombre, una nixztamalización en manos de cocineras mexicanas jamás podrá ser igualada.

Y una de las tradiciones que más nos han enseñado a respetar, es el uso de ciertas herramientas que hacen del sabor de nuestra cocina, algo mucho más especial, como es el uso del molcajete, el metate, el tortillero, el molinillo o el  comal, los cuales, no sólo los usamos por romanticismos, sino porque en verdad aportan un sabor muy característico de México, y el usarlos es señal de que alguna cocinera, que siempre respetó las tradiciones, ha pasado por tu casa y ha dejado huella en tu forma de cocinar. 

Post Relacionados

¿Cilantro o perejil?

Muchas veces compramos hierbas como cilantro y perejil, que son básicos en la cocina del...

LOS 4 INGREDIENTES PATRIMONIO...

En la actualidad podemos encontrar tantos ingredientes como nuestra imaginación nos lo...

cocina molecular

Hoy en día la cocina nos sorprende cada día con diferentes técnicas e ingredientes....