Empecemos por definir qué son los crustáceos. Estos forman parte de la familia de los mariscos, y se caracterizan por tener una concha firme en el exterior como es la langosta, el cangrejo, los camarones y los langostinos.

Su cocción es muy fácil, pero muchas veces a la gente se le pasa, lo que demerita muchísimo su sabor y calidad. Por ejemplo, no hay nada peor que un camarón pasado de cocción, la piel se pega muchísimo a la carne y es casi imposible de separar, así que tardarás horas en pelar un camarón, además de que reduce su tamaño como 10 veces.

Los crustáceos pueden cocinarse de todas las maneras: fritos, asados, al carbón, en el sartén, al horno, al vapor, hervidos… en fin son muy versátiles y dependiendo de su tamaño es el tiempo que deben de cocinarse para no dejarlos ni crudos ni pasados, pero es muy importante saber las señales que nos dan para saber cuándo están listos, van cambiando de color a un naranja o rojo precioso, ese es el momento en el que ya están. Cada especie tiene su tiempo, pues tienen tamaños distintos, pero por medio del color, y la prueba y error, ellos mismos te irán indicando. Además, existen otras formas de saber, por ejemplo los camarones o langostinos cuando se cocinan empiezan a curvearse, así cuando los camarones se ponen en forma de “u” están listos, pero si más bien parecen una “o” significa que ya se pasaron, así que pon muchísima atención.

La cocción de la langosta es algo serio, si la compras viva necesita morir libre de tensión o su carne estará muy tensa y dura. Recuerdo que en la escuela nos enseñaron cómo matarlas, hay una forma más fácil que es ponerla en agua hirviendo, y al ser una forma muy dolorosa, la langosta chilla, y el animal se tensa más y por tanto el resultado de la carne no va a ser el mejor. En cambio la manera difícil era hacerle “piojito” hasta que estuviera relajada, y de un golpe rápido y seguro hay que meter el cuchillo en medio de su cabeza y partirla a la mitad, aquí la langosta no puede sentir tu nerviosismo o se tensa, así que sí, nos volvemos sus amigos para después traicionarla y matarla por la espalda, pero esto tiene como resultado una carne deliciosa y también una muerte más digna para nuestra amiga la langosta. Su cocción es más lenta que la de los camarones, por ejemplo una de un kilo tarda aproximadamente 20 minutos.

El cangrejo y la langosta tienen tenazas que si te pescan un dedo duele y duele mucho, así que hay que asegurarnos antes de luchar con ellas, de que estén bien amarradas.

El cangrejo es muy especial ya que pasa por dos estados y se comen y saben de una manera totalmente distinta. Cuando muda su caparazón lo conocemos como cangrejo de concha suave y es el momento en el que se puede comer completo incluso su concha, y he de confesar que es mi versión favorita.

Post Relacionados

¿Cilantro o perejil?

Muchas veces compramos hierbas como cilantro y perejil, que son básicos en la cocina del...

LOS 4 INGREDIENTES PATRIMONIO...

En la actualidad podemos encontrar tantos ingredientes como nuestra imaginación nos lo...

cocina molecular

Hoy en día la cocina nos sorprende cada día con diferentes técnicas e ingredientes....