Uno de los ingredientes más representativos en la gastronomía mexicana es el maíz. Con éste se logra una gran variedad de platillos que nos representan y con sólo mencionarlos, los ojos del comensal voltea hacia nuestros país. Uno de estos platillos básicos en esta temporada son los tamales.

El vocablo tamal proviene del náhuatl “tamalli” y significa envuelto. Es un platillo ancestral cuy0 protagonista es el maíz, que se combina con el ingrediente que le da sabor al mismo platillo, pudiendo así ser verde, rojo, de mole o de pollo, entre otras cosas. Se cuece al vapor, dentro de una hoja de maíz o de plátano, tradicionalmente hablando.

Este platillo ha ido teniendo una evolución a través de los años, y con la llegada de los españoles y la introducción del cerdo, empezó a cambiar la receta y se le agregó manteca de cerdo para darle un mayor sabor. Muchos se preguntarán ¿qué fue lo que cambió? Los indigenas ofrecían a sus dioses como muestra de benevolencia los tamales, pero con la introducción de una nueva religión, los españoles intentaron poco a poco cambiar las creencias de los indigenas por la religión católica, pero respetando un poco sus tradiciones para que fuera más fácil la aceptación de estos. Así, se les permitió seguir ofreciendo los tamales, pero como muestras de evangelización, demostrando de esa manera que los indigenas aceptaban la nueva religión que los españoles poco a poco les fueron imponiendo.

Los tamales son un alimento tradicional en los bautizos y comuniones, precisamente por ser símbolo de evangelización, así se creó como costumbre el ofrecerlos en la comida al celebrar estos sacramentos. También son una comida típica en la tradicional candelaria el 2 de febrero, fiesta católica en la que celebra la presentación de Jesús en el templo, misma que se introdujo a los indigenas a cambio de su fiesta al Dios Tlaloc, en la que le pedían lluvias para las cosechas, ofreciendo tamales a cambio.

La candelaria es resultado de la tradicional rosca de reyes, que simboliza cuando José y María deben esconder a Jesús para protegerlo de Herodes. Quien tiene la suerte de encontrar al niño en su pedazo de rosca, debe cuidarlo, vestirlo y protegerlo hasta el 2 de febrero que es presentado por su madre en el templo, y esa persona es quien tiene la fortuna de ofrecer los tamales para su veneración.

Así que la comida muchas veces esconde historias y tradiciones de un país, el conocerlas, es no dejar que se pierdan, y nuestra tarea es pasarlas de generación en generación para que prevalezcan a través de los años.

Post Relacionados

¿Cilantro o perejil?

Muchas veces compramos hierbas como cilantro y perejil, que son básicos en la cocina del...

LOS 4 INGREDIENTES PATRIMONIO...

En la actualidad podemos encontrar tantos ingredientes como nuestra imaginación nos lo...

cocina molecular

Hoy en día la cocina nos sorprende cada día con diferentes técnicas e ingredientes....