Image
vaso con kombucha

Fermentados

Es muy probable que la fermentación en los alimentos se haya descubierto de manera accidental hace mucho tiempo, y es que este proceso definitivamente no es nada nuevo, pues productos como la cerveza, el vino, soya, vinagre, pan, quesos o yogurt, entre otros,  han existido desde hace mucho.

No existe ninguna duda de que la globalización es un fenómeno que cada vez vivimos de manera más real en nuestra vida cotidiana, y una de sus consecuencias es que tenemos al alcance todo tipo de productos, aunque sean originarios del lugar más lejano a nosotros en el planeta, podemos conseguirlo cada día más fácilmente. Pero no sólo se trata de eso, sino que también tenemos al alcance conocimientos y técnicas  que nos llevan a ir más allá en la gastronomía. 

Una de las tendencias que empezó el año pasado y este 2020 está cobrando aún más fuerza son los fermentados, y esto se debe a la facilidad que tenemos actualmente para compartir el conocimiento y hacer productos de este tipo. 

Los alimentos fermentados se obtienen al convertir carbohidratos en alcohol o ácidos orgánicos, usando microorganismos como moho, bacterias o levaduras. Así, se obtiene una oxidación por medio de estos seres vivos, sin necesidad de utilizar oxígeno. 

Pero ahora, con toda esta moda de comida “healthy”, tenemos otros alimentos fermentados que prometen muchos beneficios para la salud. Tal es el caso del kefir, chucrut, miso, natto, kimchi y la kombucha. Los últimos 2 mencionados resaltarán especialmente este año, seguramente varios de ustedes ya han visto incluso en supermercados kombucha de producción nacional.  

El kimchi, proveniente de Corea —tanto del Norte como del Sur—, es una preparación hecha con col china fermentada, declarado como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la UNESCO en el año 2015. Su olor es fuerte y su sabor salado y picante. Es un must en el día a día de la cocina coreana. Dependiendo de la región, se preparan de diferente manera, pero lo más común es que lo encontremos preparado con pimiento o chile rojo molido, ajo y cebolla. 

La kombucha es una bebida cuya base es un té endulzado, fermentado por diversos microorganismos. Existe controversia sobre su origen, ya que algunos mencionan que podría ser de Corea, pero lo más seguro es que provenga de China.

Tanto la kombucha como el kimchi aportan beneficios para el organismo: mejoran la digestión por los probióticos que contienen. Además, el kimchi combate la obesidad y la kombucha desintoxica el hígado. Estos fermentados están en auge, pues los agentes fermentadores los tenemos muy a la mano en la actualidad. En tu propia casa podrías preparar kombucha mezclando agua, té, azúcar y un “scoby” que son bacterias y levaduras que provocan la fermentación; o bien kimchi, que se prepara con una salsa y especias dejándolo fermentar fuera del frío.

Sin embargo, hay que informarnos bien y consultar con expertos respecto de este tipo de productos. Así que consumamos de manera responsable y siempre buscando un beneficio para nuestra salud y no nada más dejándonos llevar por modas que podrían ser pasajeras.