ADEREZOS Y VINAGRETAS

Publicado el
09 de
marzo
,2021
Por am.chef

¿Qué le pones tú a tus ensaladas y bowls? ¿Aderezos, aliños, vinagretas? Muchas veces no tenemos claro las diferencias entre estos ni el lunch que pueden dar a nuestros platillos si sabemos con qué tipo de aderezo va mejor cada receta. ¿Qué sería una ensalada César sin su aderezo? ¡NADA! Definitivamente una preparación tan importante como cualquier otra, pues mucho sabor recae en ella.

Para empezar vamos a aclarar las dudas, la palabra general es “ADEREZO”, la “VINAGRETA” es un tipo de aderezo. Comúnmente se le llama vinagreta a un aderezo que se hace a base de aceite y vinagre, o algún otro ácido como limón o naranja.

El aderezo es cualquier salsa que usemos para aliñar una ensalada, bowl o algún otro platillo. Un aderezo puede ser una mayonesa, un aioli, un yoghurt preparado como una raita, una salsa de ajonjolí y cualquier vinagreta.

La vinagreta puede ser lisa o con tropiezos, pedacitos de ciertos vegetales, hierbas, semillas y especias. Un aderezo puede ser tan untuoso o rugoso como nosotros queramos, dependerá de las características del alimento que va a acompañar.

Por ejemplo, una salsa rosa de pimienta es un aderezo, el perfecto acompañamiento para una carne, en especial para un filete de res. El filete teniendo una consistencia casi a mantequilla, cuando está bien cocinado claro, no queremos estropearlo con una sensación rugosa en el aderezo. Lo que buscamos es respetar esta consistencia untuosa, lisa y límpida que nos da el filete y por esa razón lo aliñamos con esa salsa rosa de pimienta, lisa, límpida y totalmente untuosa.

Cuando buscamos aliñar una ensalada de lechugas, por ejemplo, una vinagreta que tenga tropiezos acompaña perfectamente bien al “brunch” que dan las lechugas frescas. Podría ser una vinagreta con aceite de oliva, vinagre balsámico, hojas de romero quemado y rábano picado, que acompañará el crujiente de la ensalada a la perfección.

Por otro lado, cuando en España buscan acompañar un arroz, un socarras con un aioli, por supuesto que lo que se necesita es que el arroz se sienta y resalte, entonces la consistencia del aliño debe de ser totalmente suave.

En un bowl, que sea de atún, lentejas, algas, arroz, lo que sea, y que normalmente tiene tantos elementos, se busca no distraer con el aderezo y usar de igual forma una salsa untuosa o una vinagreta suave, como una mayonesa chipote, de habanero, una salsa de soya con ajonjolí bien molido o una vinagreta de limón y mostaza.

Ahora, también tenemos la opción de agregar frutos secos como arándanos a los aderezos, lo que hará que encontremos sorpresas dentro de las preparaciones y que se vuelvan parte del mismo platillo.

Como siempre digo, no hay límites ni reglas, pero así como en un buen maridaje, se debe de buscar una perfecta armonía o un total contraste cuando elegimos un aderezo para acompañar a cualquier preparación. El gusto se rompe en géneros, pero probemos la combinación antes de servirlo al comensal, puede ser un éxito o un error garrafal.