ADIVINACIÓN CON GRANOS DE MAÍZ

Publicado el
30 de
septiembre
,2020
Por am.chef

¡Hoy es un día muy especial! Es el “Día Nacional del Maíz” que celebramos el 29 de septiembre como cada año. Se le otorgó este honor a dicho cultivo por ser el pilar de nuestra alimentación como mexicanos, y una manifestación cultural de origen ancestral. Definitivamente mi cocina sin el maíz no tendría esa identidad a México que tanto me enorgullece compartir y por eso hoy les cuento sobre una de las costumbres más hermosas que vivieron nuestros ancestros por medio del maíz.

Al día de hoy, algo que nos sigue caracterizando como mexicanos, son nuestros mitos y leyendas. Todo el mundo tiene, pero México en su historia prehispánica, cuenta con muchas que además se orientan a la comida. Hoy, para conmemorar a este ingrediente básico de nuestra cocina y mi favorito, les cuento cómo nuestros antepasados practicaban la adivinación con el maíz, nuestro maíz mexicano. 

Ya hemos hablado de este grano y cómo es la base de la gastronomía mexicana. Fue el alimento base desde la época precolombina y hoy se mantiene para nutrir a millones de mexicanos. Si pensamos en los usos que se le dan al maíz hoy, pues es muy fácil, hacemos tortillas, todo tipo de garnachas cómo gorditas, tacos, flautas, sopes, huaraches, memela, tamales, palomitas… es un producto utilizado como endulzante por excelencia como jarabe de maíz y almidón, y hasta en bebidas lo tomamos como en agua de masa de maíz, pozol, pox…

Lo interesante es que según varios escritos que relatan la vida en la época prehispánica cómo los códices Tudela y Borbónico, cuentan que existían sortílegos, o sea personas que practicaban la adivinación, que usaban el maíz para determinar la suerte y el futuro. ¡Claro que era de esperarse! Pues el maíz no fungió sólo como un alimento, sino como un elemento sagrado como nos lo cuentan en el códice Magliabechiano, un códice colonial que da sustento a los demás códices que ya les mencioné.

Se relatan varias formas en que se hacía esto, por ejemplo, una forma era que si tenías algún enfermo se tomaban unos 20 granos de maíz y se lanzaban sobre una tablilla o podían también haber frijoles. Si los granos caían cercanos unos de otros, significaba que al enfermo lo enterrarían, pero si se dividían en dos grupos, quería decir que la enfermedad se estaba apartando del enfermo y éste sobreviviría. También creían en que si un maíz caía de canto parado y otro apuntando al sol, el enfermo sobreviviría, si dos caían hacía arriba, el enfermo seguiría malo.

Otra forma era que el adivino cortaba la punta de los granos de maíz con sus dientes, 7 granos de maíz, los ponía en un recipiente con agua y los tapaba. Al destaparlo veía si los maíces habían ido al fondo, lo que significaba que el enfermo sanaría, pero si flotaban, tristemente moriría.

Usaban también este tipo de conjuros con mujeres para saber si estaban embarazadas, o para predeterminar si tendrías animales y maíz en tu vida. Era algo que sucedía mucho en aquella época según los relatos. ¡Qué interesante y poderoso es nuestro maíz! ¿No creen?

Los invito a que, cuando comamos cualquier alimento que esté hecho a base de maíz, no sólo pensemos en que es un ingrediente o producto más, tengamos consciente que es un elemento que nos une a todos, todos comemos maíz y en cada uno de sus granos se esconde un poco de magia de lo que es en realidad nuestro México, unión y fuerza. Ya saben lo que dicen por ahí… Simplemente, #SinMaízNoHayPaís.