COCINA FILIPINA

Publicado el
18 de
febrero
,2020
Por am.chef

Desde hace tiempo, hemos visto que la cocina asiática ha tomado muchísima fuerza, sobre todo en la última década, pero particularmente en los dos años pasados hay algunas regiones que se han popularizado aún más. Y claro que la globalización juega un papel importantísimo en todo esto, cada vez vemos más que la gente viaja a destinos diferentes a lo tradicional, que están lejos, buscando experiencias fascinantes, incluyendo a la gastronomía por supuesto. 

playa filipinas

Tal es el caso de las Filipinas, cuya gastronomía si bien sigue siendo un enigma prácticamente en todo el mundo, este 2020 es el año de su descubrimiento y vamos a empezar a verla en varios lugares, por eso quiero contarles de ella ¡para que sean de los primeros en saber del tema!

La gastronomía filipina se compone de una mezcla que me parece sumamente interesante: cocina  malaya, china y española, ¿no suena increíble? Su origen viene de Malasia y Polinesia; la parte china viene del intercambio comercial entre estos dos países por su evidente cercanía; lo español es muy obvio y resulta del periodo de 300 años de conquista de este país. 

Como resultado de tal mezcla, podemos ver el lechón que es una de sus proteínas principales, los arroces inspirados en la paella y algo parecido al cocido, también utilizan algunos métodos de cocción que les dejaron los españoles, así como la salsa de tomate, el salteado con ajo, y el uso de conservas, entre otros. 

lechón

También encontramos mucha presencia de platillos con col, kimchi, pescado, carnes marinadas, fideos fritos “pancit”, estofados, rollitos “lumpiang”, y bollos al vapor “siopao”.  

Al ser una cocina muy especiada y con influencia española, podemos encontrar muchas similitudes entre la gastronomía filipina y la nuestra. Hay platillos como el adobo que es a base de carne marinada y una especie de chorizo que es como nuestra longaniza. 

Las especias más usadas en la cocina filipina son el jengibre, chiles y cayenas, ajo, cúrcuma y pimentón. Y bueno, hablando de postres encontramos algo muy famoso que se llama “puto” y es un pastel de arroz cocido al vapor que también suele servirse en el desayuno, a éste se le añaden diferentes ingredientes que le dan distintos sabores. 

Lo que más me gusta de esta cocina es que tiene como principio que cada quien pueda hacer el platillo a su gusto, por lo que sus salsas son características para acompañar cualquier preparación como el “toyo” que es su salsa de soya, “patis” que es una salsa de pescado, o una especie de catsup que hacen con plátano. 

Así que esperemos con ansias la llegada de muchos restaurantes de cocina Filipina a nuestro país o a donde quiera que vayamos, para que podamos conocer otro ejemplo de lo fascinante que puede llegar a ser el llamado mestizaje gastronómico.