DÍA DE MUERTOS EN LA ISLA DE JANITZIO

Publicado el
27 de
octubre
,2020
Por am.chef

¡Ya viene Día de Muertos! Cada 2 de Noviembre, volvemos a darle la bienvenida a la fiesta de Día de Muertos. Tan mexicana como pocas. Esta fiesta va más allá de lo terrenal, pues trata de guiar a las almas, de los que ya no están con nosotros, de vuelta a nuestras tierras para que podamos estar con ellos un momento más y se trata de consentirlos y hacer un homenaje a sus vidas.

Dentro de la república mexicana, Michoacán es un estado que resalta por su forma tan tradicional y respetuosa para celebrar esta fiesta, en especial en Pátzcuaro, en dónde todos los panteones se visten de naranja con cempasúchil en cada tumba y luz de velas por doquier, calaveras de azúcar, imágenes, papel picado y fotos de los familiares. Lo que no muchos saben, es que hay un lugar muy especial, la isla de Janitzio, que se llena cada año de mexicanos y extranjeros para celebrar este día.

En esta isla se lleva a cabo una velación, rodeándola completamente. Todas las personas llegan por lancha listas para celebrar este momento tan especial. Además de la fiesta y la velación, las personas llevan a las tumbas de sus conocidos ofrendas, flores, pan, fruta, y más gustitos que sus seres queridos seguramente extrañas. Los mercados de la isla se llenan de vida de personas tomando y comiendo, conviviendo y reviviendo momentos especiales que entre ellos y con sus muertitos vivieron durante su tiempo sobre este mundo.

Hay una leyenda purépecha que dice, que las almas vuelan como mariposas sobre un lago encantado hasta la isla de Janitzio y sólo se necesita abrir el corazón para que al atravesar en lancha el lago se puedan ver las almas dibujarse entre las aguas del lago de Pátzcuaro. ¡Es algo increíble! Simplemente con abrir tu corazón podrás estar con tus seres queridos en Día de Muertos. 

Hay muchas personas que visitan este lugar año con año, gracias a sus deliciosos platillos, característicos de la zona, como lo son el atápakua, que es un tipo de adobo que se sirve con carne, verduras como maíz o papa y quelites, el churipo, un caldo picocito que se sirve con col y normalmente con pescado, trucha o camarones, y las corundas, unos tamales con ceniza envuelto en hojas de milpa. 

Se dice que lo mejor de la isla de Janitzio, es la vibra tan increíble que se vive cuando todos se reúnen para ver la belleza de las decoraciones en las lanchas y buscan encontrar en el reflejo del agua a sus familiares viajando hacia los altares que con tanto amor pusieron para ellos.