EL MAZAPÁN, UN DULCE QUE CRUZÓ FRONTERAS

Publicado el
12 de
enero
,2021
Por am.chef

Nuestro querido mazapán… ese dulce de cacahuate molido con azúcar que nos saca una sonrisa a cada bocado, que encontramos en los puestos de la calle, en dulcerías, mercados y hasta con vendedores ambulantes cuando hay tráfico, un dulce típico mexicano pues el verdadero mazapán, el original, es un dulce totalmente diferente al que México está acostumbrado a disfrutar.

Existen dos versiones que cuentan el origen del mazapán, es uno de esos casos en los que en dos culturas comienza a surgir algo muy parecido y termina siendo prácticamente lo mismo, aunque no del todo. La primera cuenta que en Grecia hicieron un postre a base de pasta de almendras y miel, y que más adelante en la era cristiana, se le dio el nombre de “panis martius”, pan de marzo o “marzapane”, en Italia, para celebrar las Pascuas.

La segunda y más cercana a nosotros, cuenta que el mazapán procede de los árabes, pues al entrar a España permearon su esencia en la gastronomía y en un convento de Toledo se tiene el primer registro del mazapán. Esta teoría dice que la palabra mazapán surge de “maza” por el mortero donde se molía la almendra y pan por el pan de almendras que se hacía. De igual forma se cree que el origen fue árabe y proviene de las palabras “manthában” o “mautha-ban” (rey sentado), haciendo también alusión al mortero o a la forma que le daban a los dulces.

Lo importante al final es que tenemos el mazapán y que ha sido un dulce que ha cruzado fronteras para ser extremadamente popular, adaptándose a cada país y tropicalizándose con sabores distintos. 

En España, Italia y Alemania, como en su origen, se acostumbra hacerse el mazapán a base de almendra molida, huevo y miel. Tanto Alemania como España cuentan con Denominación de Origen para sus mazapanes. Los mazapanes de Toledo y las zonas cercanas deben estar hechos de almendras dulces en un 50% para centrar con dicha denominación. Los mazapanes alemanes con denominación son los de “Lübecker” desde 1996.

Por supuesto que podemos pensar que los españoles trajeron el mazapán a México, pero en realidad no se hizo popular hasta 1950 cuando los mazapanes “De la Rosa” en Jalisco comenzaron a rondar las calles con una receta nueva y diferente a las del mundo. Así fue como también fue llegando a muchas otras partes de Latinoamérica. 

Nuestro mazapán es simplemente cacahuate molido con azúcar y es una delicia. Otros países le han agregado también ciertos ingredientes para hacerlo propio, por ejemplo en Filipinas le ponen nueces, en Venezuela hojas del árbol merey y en Guatemala le agregan arroz y calabaza.

Tradicionalmente el mazapán es un dulce que se consume durante las fiestas, en especial en Navidad, aunque en muchos países ya se puede encontrar durante todo el año. Su popularidad es tal que todos los años celebramos su existencia, cada 12 de enero con el Día mundial del Mazapán. Así que, si no lo has celebrado aún, ¿qué esperas? Haz un mazapán como a ti más te guste y disfrútalo, yo lo hago con polvo de tortilla. ¡Feliz día del mazapán!