EL NOPAL

Publicado el
23 de
junio
,2020
Por maria.noriega

En esta gaceta les quiero hablar de un alimento que no sólo es nutritivo y generoso, sino que también es muy abundante y fácil de producir. La verdad es que es un producto que así como nosotros en estos momentos, resiste contra todas las adversidades y ha alimentado a los mexicanos por muchísimos siglos. No por nada es un emblema de nuestro país y representa fielmente a la cultura mexicana, así que ¡aprendamos todo sobre él!

Los magueyes y los nopales nos regalan frutos absolutamente deliciosos como las tunas y el xoconostle, frutos que conforman platillos mexicanos que han pasado de generación en generación. Pero, ¿qué creen?, el nopal se extrae directamente de la penca del maguey, es el maguey en sí, no su fruto.  

Las pencas se recubren de espinas que se quitan para que podamos obtener los nopales. Es cosa de limpiarlos cortando todas sus espinas y sacando las láminas de nopal, que es como ya lo encontramos nosotros en los mercados. 

En México, muchos de los platillos más típicos llevan nopal o se acompañan del mismo, por ejemplo, seguramente habrán probado la ensalada de nopales con jitomate, cebolla, cilantro, frijol, queso fresco, aceite y vinagre, ¡ya me la estoy saboreando!

El nopal se puede cocinar de muchas formas e incluso, se puede comer crudo. Algo que hay que tomar en cuenta si vamos a consumirlo crudo, es que hay que lavarlo muy bien y desinfectarlo antes. Muchos lo usan en sus jugos verdes, también se hacen asados, hervidos, al horno y hasta fritos. Es un ingrediente muy rico en fibra, tiene mucha agua por lo que es hidratante, aporta calcio y potasio al organismo, es realmente bueno para combatir el colesterol y los triglicéridos altos… Cómo verán, hay que meterlo a nuestra dieta diaria, porque además de que es delicioso, es un gran aliado para la salud de nuestro cuerpo. 

Pero, aunque no lo crean, el nopal es un poco traicionero en la gastronomía, ya que si no lo sabes cocinar bien, puede estropear todo tu platillo y, ¿porqué digo esto?, pues por  que hablo desde mi experiencia personal… Ahí les va la historia: -Recién casada, decidí hacer una sopa de nopal y como con cualquier sopa de verduras hice un gran caldillo de jitomate. Corté el nopal en cubos pequeños y lo puse en la olla para que se cociera dentro del caldillo. No quiero explicarles que fue lo pasó con mi sopa, ¡qué digo sopa!, más bien era una baba en vez de sopa.- Así que como Tip, siempre hay que hervir los nopales sólos, colarlos y tirar el caldo de cocción donde se cocinaron o  blanquearlos unos segundos antes de asarlos o freírlos para que pierdan una buena cantidad de la baba.

Después de haber investigado sobre el nopal, sus beneficios y conociendo todos los usos que tiene para la gastronomía, creo fielmente en la siguiente frase que les comparto: “Hay que comer nopal, aunque te espines las manos.”