EL TEQUILA EN LA COCINA

Publicado el
24 de
julio
,2020
Por maria.noriega

Hablar de una buena comida, es hablar de un gran maridaje y por esto me refiero a empatar un alimento, platillo o ingrediente con una bebida para que se complementen entre sí y resaltar sus sabores. Unir a una gran pareja mediante una sinergia entre los aromas y sabores que pueden ser semejantes o totalmente opuestos.

Teniendo esto en mente, definitivamente, el mejor maridaje para la comida mexicana, para mí, es el tequila. Una bebida que nos caracteriza como mexicanos desde hace poco menos de 300 años y se ha ido volviendo más popular en el mundo por su complejidad y sus cualidades únicas, y que hoy, ya tiene hasta su propia efeméride cada 24 de julio, celebrando al tequila internacionalmente.

Ahora, maridar los platillos con tequila podría parecer sencillo, ya que las notas de la tierra mexicana se encuentran tanto en los alimentos como en las notas que deja el agave en el destilado, pero no es así. Hay muchas casas tequileras exitosas en el país y cada una busca encontrar esas notas y particularidades que den a su tequila un distintivo, por lo que cada tequila que probamos es una experiencia diferente y extraordinaria. Variedades de tequila hay muchas, las que consumimos comúnmente son el blanco, reposado, añejo, extra añejo y cristalino. Pero ahí no termina su extensión, ya hay producciones que se añejan en barricas de whisky o vinos dulces, todo para hacer del tequila toda una nueva experiencia.

Sea como sea, un mole, unos tacos, chiles rellenos, una torta, un buen chile en nogada, y hasta unos romeritos, entre otros, hacen un maridaje perfecto con alguno de los tipos de tequila que ya mencionamos. Es verdad que dependiendo de las características del platillo, éste se acompañará mejor o peor con un cierto tequila, por ejemplo, los pescados y mariscos, así como cítricos, se suelen maridar con un vino blanco o cristalino, un reposado es un tequila que se entiende muy bien con preparaciones más profundas como lo puede ser un adobo o mole, platillos con chile y hasta un pibil, y un añejo o extra añejo son un ideal para acompañar a un corte de carne y platillos dulces. Recordemos que siempre buscamos resaltar tanto a la comida como al tequila, sin que ninguno opaque al otro.

Eso sí, hay que decirlo, maridando no es la única forma en que el tequila es un gran aliado de la gastronomía mexicana. En la cocina, cada día más, el tequila representa un ingrediente importantísimo para crear nuevos y deliciosos platillos que resalten aún mejor los sabores de nuestro país. Unos camarones al tequila, un asado al tequila, helado de tequila, lomo al tequila, margaritas de limón, tamarindo, Jamaica y mi súper favorita, de tortilla, y hasta unas alitas de pollo al tequila con limón, son algunos ejemplos de creaciones culinarias mexicanas que han invitado a este destilado como un ingrediente más. Aquí, también se consideran las notas del tequila para que los sabores  y aromas de los platillos al cocinarlos sean toda una experiencia. 

Como decía mi abuelita, “Un caballito de tequila al día, no le hace mal a nadie…” y después se tomaba su tequila y recuerdo que era muy feliz. El tequila también da muchos beneficios a la salud, estimula la producción de insulina en el cuerpo, funge como un digestivo, mejora el sueño y es un auxiliar en la disolución de grasas en el organismo. Así que ya saben, una copita de tequila al día se vale, como aperitivo o ingrediente de nuestra comida, mas no abusemos de su consumo.

Celebrar al tequila es celebrar a México, a sus agricultores, jimadores, productores, bebedores, que podríamos mejor llamar “consumidores” y a la esencia de un país que lucha todos los días por dar lo mejor que puede ofrecer a los mexicanos y al mundo.