Estado De México

Publicado el
11 de
febrero
,2020
Por am.chef

Una entidad federativa ubicada al centro del país que, a pesar de su notable crecimiento urbano y la afectación al entorno natural, sigue manteniendo una tradición gastronómica sumamente rica.   

Debido a sus condiciones climatológicas y atributos naturales, es uno de los principales productores agrícolas del México en donde se cultiva muchísimo maíz y frijol —razón por la cual muchos de sus platillos se basan en estos 2 ingredientes—, así como cereales, frutas y legumbres.  

Quien no haya ido a comer a la zona de la Marquesa unas quesadillas (hay de todo, de hongos, de huitlacoche, con chorizo…), una sopa de hongos o conejo, le puedo decir que le urge ir a conocer esta sencilla gastronomía, pero de una tradición considerable para locales y foráneos. Es una zona en donde pasan muchas cosas, desde pescar tu propia trucha, montar a caballo, o simplemente pasar un día de campo disfrutando de platillos  realmente deliciosos, con aire fresco y vistas increíbles.

Uno de los platillos más famosos del Estado de México —particularmente de Toluca—, es el chorizo verde cuya receta deriva de la tradicional del chorizo español. Se hace generalmente con grasa animal y carne molida de cerdo, pero le agregan una serie de condimentos vegetales que le aportan su característico color, así como un toque picante. 

chorizo verde de toluca

Los obispos, típicos de Tenancingo, son embutidos hechos a base de carne de cerdo. Existe uno normal, y el especial que le agregan diversas semillas como pasas, piñones y almendras, entre otros, así como sesos. Su nombre se debe a que hace tiempo un grupo de seminaristas probó lo que llamaban “rellena de sesos”, y consideraron que era un platillo digno para un Obispo.  

Debido a la humedad que existe en la zona, durante la temporada de lluvias que es de mayo a octubre, el crecimiento de hongos comestibles hacen que podamos tener platillos como una gran sopa de hongos. Entre los que podemos encontrar están clavitos, manitas, morillas y  yemitas. 

Otros platillos que podemos encontrar en el Estado de México son los tacos placeros que son típicos de los mercados; el pepeto que es un platillo caldoso hecho con carne de cerdo, chilacayotes picados, granos de elotes, habas, cebolla, epazote y chile manzano; y el conejo hecho de diversas maneras. 

pepeto estado de méxico

Me atrevo a decir que todos los estados de la República tienen su versión del tamal, así que aquí podemos encontrar unos muy especiales que son los de capulín, que es la masa de maíz con dicha fruta, azúcar y canela, envueltos con hoja de maíz. Pero también están los “de Judas”, con arvejón y piloncillo; los de chile; y los de charal; entre otros. 

Y no podemos terminar sin mencionar una de las bebidas típicas, que es el “mosco” o “mosquito”, un licor dulce hecho a base de frutas, especialmente naranja. Su nombre se debe a que el punto culminante es cuando aparecen mosquitos en la fermentación. Dicen que es muy fuerte, así que ¡mucho cuidado!

Imagen: Wiki Commons