Huevos

Publicado el
06 de
febrero
,2018
Por admin

Muchos compramos cierto color de huevos y realmente no sabemos ni siquiera qué características tiene cada uno, o tal vez eres de las personas que agarra el cartón de huevos y no sabe si son frescos o no.
Los huevos vienen en dos presentaciones: huevo blanco o café. Si se han fijado, los cafés son un poco más caros que los blancos. Aunque la diferencia se nota un poco más en la clara, ya que una es ligeramente más liquida y la otra es más espesa, pero los nutrientes son los mismos en los dos colores de huevo. Yo prefiero comprar huevos blancos, ya que la clara es un poco más espesa, aunque esta diferencia muchas personas no la notarían. Pero, ¿por qué resultan más caros? Verán, los huevos blancos son de gallina blanca, mientras que los rojos los ponen las gallinas de plumaje, con esto resolvemos el misterio, pues son mucho más comunes las gallinas blancas, y por lo tanto, hay mucha mayor producción de huevo blanco; en cambio al haber menos gallinas rojas, la producción de sus huevos es menor. Y como bien sabemos, entre menos producto haya el precio es más elevado, ya que no hay tanta cantidad.
Lo más importante es saber diferenciar si un huevo es fresco o ya es muy viejo. Un amigo me dio este tip y ahora cuando voy al súper parezco loca checando cada huevo. Los huevos frescos tienen la cáscara lisa, mientras que los más viejos son más rugosos. Lo complejo cuando estamos en el súper es que dentro de un mismo paquete pueden haber huevos lisos y rugosos, explíquenme quién empaca los huevos, pues hacen que mi compra semanal sea más tardada de lo normal; por eso les digo que la gente me ve un poco raro cuando estoy escogiendo los huevos.
Y bueno, si como yo alguno de ustedes se ha enfermado de salmonela a causa de un huevo, seguramente a partir de ese momento temen comer huevo crudo. Pues quiero informarles que la salmonela se encuentra en la cáscara y no adentro del huevo. Así que cada que compren huevos imaginen que son fresas y desinféctenlos antes de echarlos a la canasta. Y si están pensando que qué anticuada soy guardando los huevos en una canasta, les diré algo, si son de los que dejan los huevos en el cartón, ahí es donde más enfermedades hay. Pónganse a pensar cuántas manos agarraron ese cartón o ese empaque plástico, y ustedes cada que van a cocinar algo con huevo, lo agarran ya con las manos limpias. Así que les recomiendo ampliamente ir a comprar una canasta de huevos, o bien llevarse alguna de casa de sus mamás o abuelas.