LAS BONDADES DEL COBB

Publicado el
21 de
enero
,2020
Por am.chef

 He de confesar que ¡es uno de los mejores descubrimientos del año pasado! Al principio dudé un poco de la efectividad de este aparato, pero desde la primera vez que lo usé, me convenció su rapidez, efectividad y practicad.

Odiaba los domingo de grill porque significaba que, la que iba a estar parada cocinando toda la comida era yo, y ya cuando habías terminado y estabas lista para empezar a comer, uno de tus invitados decidían que querían otra carne más, al final acabas comiendo tarde y frío porque primero te enfocas en servir a los demás. Pero con Cobb descubrí lo importante que es la convivencia y que todos en la mesa puedan tener su comida en el momento que quieran, y en el término y consistencia que les gusta, todos son cocineros por una tarde  y todos conviven en la mesa alrededor del fuego el cual actúa como parte de la convivencia y de la comodidad y practicidad de sentarte a la mesa y no tenerte que parar hasta que termines de comer. Pero lo mejor fue cuando hice uno de mis viajes de ensueño, un roadtrip en el que, después de mi familia el mejor compañero de viaje que puedan imaginar fue mi Cobb, por su pequeño tamaño y su cómoda maleta, podía llevarlo a lugares  inimaginables, y al final fue parte importante en todos los planes que vivimos en este viaje, hizo que todas las miradas de alrededor notaran que íbamos realmente equipados para un picnic perfecto.

Cuando creía que la cosa no podría estar mejor, fui descubriendo poco a poco todos los gadgets que el pequeño asador tenía, y como buena chef, los compré ¡todos! Por ejemplo, hicimos en el wok de Cobb un pollo al balsámico con verduras el cual tardó la mitad de tiempo que si lo hubiera hecho en un horno cualquiera, la consistencia era  perfecta, estaba en su punto, jugoso y la piel dulce por los jugos del caldo que se evaporaban y quedaban en la tapa y poco a poco iban cayendo encima de él. Sólo de describirlo vuelvo a salivar, y lo que más me gusta y lo diré las veces que sea necesario, es que no necesito estar lejos de mi familia, encerrada en una cocina para cocinar y consentirlos, ya que como la base no se calienta, puede estar encima de cualquier mesa, por lo tanto puedes cocinar sobre cualquier superficie, o incluso en el pasto, o como lo hicimos nosotros, en una pequeña isla ¡en medio de la nada!

Y cuando definitivamente creía que esto no podría mejorar más, descubrí la piedra de pizza y las maravillas que pudimos hacer en familia que, además de ser un plan de convivencia único, el sabor de las pizzas fue simplemente extraordinario, era como si en verdad tuviéramos horno de pizza, al abrir el Cobb 10 minutos después, el olor era único y al probar la pizza sabia a grill, ¡como si estuviéramos en la mejor pizzería! 

Algo que me encantó es que yo hago hamburguesas y muchas veces les pongo foie y algunas otras me atrevo a ponerles un huevo estrellado encima, y mi sorpresa fue el tipo gadget sartén que tiene Cobb, que con sólo cambiar el grill por el sartén, pude en un mismo aparato hacer mi hamburguesa perfecta, ya que en el sartén pude calentar el foie sin que se me derritiera y el huevo estrellado por su antiadherente quedó realmente perfecto, lo cual hizo de mi hamburguesa, la hamburguesa ideal para una foto perfecta.

En fin concluyo diciendo que he encontrado un amigo fiel, me atrevería a decir ¡mi nuevo mejor amigo llamado Cobb!