LAS GARNACHAS EN CDMX

Publicado el
06 de
octubre
,2020
Por am.chef

Si algo caracteriza a la gastronomía de nuestra Ciudad de México es la comida callejera. No sólo es el lugar donde las quesadillas pueden no tener queso, donde abundan las tortas de tamal que conocemos como las famosas “guajolotas” y los carritos de papas y chicharrones preparados al momento con salsa y limoncito, o en el que los cochecitos de camotes son un total éxito. La CDMX es el paraíso de las garnachas, y por esto me refiero a todos esos antojitos mexicanos fritos, usualmente de maíz, que llenan las calles del aroma más delicioso que puede existir, aroma a fritanga.

A lo largo del país podemos encontrar muchos antojitos hechos con maíz y uno muy famoso son las auténticas garnachas, que son pequeñas tortillas de maíz pasadas por manteca de cerdo o aceite a las que se le ponen frijoles, salsa, queso, chorizo o carne y cebolla picada. Esas son las garnachas originales que son muy populares en Veracruz. Lo que no queda claro es porqué entonces los tlacoyos, pambazos, sopes, quesadillas, gorditas y demás antojitos de los que estamos repletos en la capital son llamados comúnmente “garnachas”.

Sí, es verdad que en la capital somos tan creativos que hasta cambiarle el nombre a ciertos platillos podemos sin repercusión ni juicio alguno, y este es el caso de las garnachas. Hace algunos años, entre los habitantes de la ciudad comenzaron a llamar a todos estos antojitos fritos “garnachas” para hacer énfasis en alimentos del tipo como un despectivo y despreciar su valor nutricional. Poco a poco el término ha dado un giro a lo que es hoy, un representativo de la gastronomía de la CDMX que se aplica a cualquier comida que se venda en la calle. Pero una verdadera garnacha de la ciudad debe de cumplir sí o sí con tres características esenciales:

  1. Hecho de maíz.
  2. Cocinado en un comal.
  3. Frito en aceite o manteca.

Entonces, bajo esta premisa, es cierto que pueden haber tlacoyos que son garnacha y otros que no, sopes que son garnacha y otros que no… y así sucesivamente. Lo que sabemos a ciencia cierta es que una garnacha es la fusión total entre dos culturas, el mestizaje en su forma más básica. Maíz + grasa.

Lo más increíble de este tipo de comidas es que se conocen de maravilla la ciudad, las podemos encontrar en cualquier esquina, carrito, puesto, cruce, semáforo, mercado… ¡Están por todos lados! Son la comida rápida favorita del mexicano por excelencia y una tradición que remite a la identidad de nuestra historia y origen.

Las garnachas son unidad, ¿Quién no ha platicado con otro comelón mientras disfruta de una quesadilla frita en una esquina o conocido la historia de la persona que le está cocinando los tlacoyos al momento? ¡Fomentemos esta bonita tradición y apoyemos a los garnacheros de nuestra hermosa ciudad!