MÁS ALLÁ DE LA COMIDA CHIAPANECA

Publicado el
09 de
septiembre
,2020
Por am.chef

Hoy, vuelvo al recorrido que un día me propuse emprender. Un viaje para conocer lo rica, única y mágica que es la cocina mexicana, tan auténtica en cada una de sus regiones, en cada uno de sus estados. En unos días tendré la oportunidad de palpar y respirar la esencia de Chiapas, sus tamales, moles, dulces y el conocimiento de su gente y por eso esperaré un poco más para hablarles de su gastronomía. Hoy, nos iremos más allá de la comida chiapaneca.

 

 

Algo que Chiapas guarda muy cerca de su corazón y que acompaña cada celebración, comida, baile, fiesta, apapacho y hasta momentos difíciles, son sus bebidas. En este estado se acostumbra tomar principalmente cuatro bebidas que son típicas y tradicionales mexicanas, incluso prehispánicas, y de ellas va la gaceta de hoy.

Para empezar nuestro viaje, lo primero que necesitamos es un buen pozol. Esta bebida, conocida por nuestros antepasados como “pochotl” es refrescante por excelencia. De hecho, la solían tomar los viajeros cuando emprendían alguna travesía, pues en momentos de calor, era el gusto más rico.

El “pochotl” es una bebida que toman principalmente en los estados de Chiapas, Tabasco, Oaxaca, Veracruz y Yucatán. Se prepara con agua, masa de maíz y cacao. Hay a quienes les gusta sin cacao y a esta se le conoce como “Pozol Blanco” o quienes sí prefieren el “Pozol de Cacao”.

El pozol tiene muchas variantes. En la antigüedad no se usaba endulzarlo. Hoy ya es común que la gente le ponga azúcar y hasta chile para darle un poco más de sabor. Su proceso de elaboración es muy interesante, pues para hacer las bolas de masa con las que se prepara el agua, se hierve el maíz con cal y se envuelve con hojas de plátano para después molerlo. Lo mejor de todo es que es una bebida nutritiva pues casi casi es una comida completa.

 

 

Otra bebida muy refrescante que hasta la fecha es de las más populares es el tascalate. Esta se prepara con maíz tostado, chile, chocolate o cacao, azúcar, canela y piñones. Todo esto se muele y queda un polvo rojizo que se hace en agua o leche y es lo que le da su sabor único. En algunas regiones suelen ponerle achiote, lo que lo hace aún más especiado. El tascalate definitivamente es típico chiapaneco, aunque en Tabasco también lo llegan a tomar.

Muchas de las bebidas que preparaban nuestros antepasados surgían de rituales y ofrendas religiosas, y el tascaste no se queda atrás. Esta agua era y sigue siendo muy popular pues se le atribuyen propiedades favorecedoras del amor. Entonces nada de andarle pidiendo a San Antonio “dame un novio” y San Benito “que sea bien bonito”, cuando estemos necesitados de amor, vámonos a Chiapas por nuestro tascalate.

 

 

Otra que tiene una relación directa con momentos especiales es el conocido pox. También llamada posh, esta bebida nos da la relación tan cercana que tiene el ser humano con el maíz y la tierra. Es la elección ideal para celebrar el matrimonio, acompañar la muerte de un ser querido o ir de fiesta con amigos y es el aguardiente más importante en la cultura maya utilizado como bebida ritual por los indígenas que habitan en los Altos de Chiapas.

El pox se hace a base de agua, maíz, panela o piloncillo, salvado de trigo y azúcar, y se deja fermentar por, al menos, una semana. Su elaboración es totalmente artesanal y una de sus características principales es su alta graduación alcohólica que oscila entre los 34 y 64 grados al ser destilado.

Para aliviar el corazón y el alma, se dice que no hay cosa mejor que un buen pox, pues además se le atribuyen propiedades medicinales y místicas por ser un puente entre el mundo de lo material y lo espiritual.

 

 

Y lo que más me gusta, y muchos ya lo saben, es el café. Chiapas es uno de los estados que se pavonea por ser uno de los productores por excelencia de café en la república mexicana. Este café es apreciado en el mundo por tener un sabor y aroma que en calidad son únicos. Si alguna vez estás por Tapachula, una parada obligada es pasar por la zona cafetera y tomar un gran café de Chiapas.

Es increíble pensar que la gastronomía mexicana no sólo implican los platillos que nos vamos encontrando en cada rincón de nuestro país, sus bebidas y la historia que las acompaña, son otro elemento que debemos de respetar, rescatar, valorar y disfrutar para hacer homenaje a todos esos grandes mexicanos y tlacuanis que llegaron a unas recetas tan puras y conocimientos que hoy nos dan el pozol, tascaste, pox y café de Chiapas, entre muchas otras.

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]