Montaje de mesa

Publicado el
31 de
agosto
,2017
Por am.chef

Sin duda alguna, parte importante del éxito de una buena comida es la forma en la que montamos y decoramos la mesa. Antes era inimaginable tener una cena elegante sin usar mantel largo de tela, e incluso muchos les agregaban bordados a mano. Hoy en día ya no son del todo indispensables, ya hay restaurantes de muy buena calidad donde el mantel no es prioridad, ahora se usa tener mesas de diseño, y taparlas con un mantel se consideraría un crimen. Incluso podemos encontrar manteles individuales muy elegantes y modernos, o bajo platos que son utilizados ya como mantel.

En una mesa bien puesta, deben de estar siempre todos los cubiertos colocados, y usarlos correctamente. Si vamos a servir pescado, en la mesa debemos poner desde el principio los cubiertos correctos, para que nuestros comensales desde que se sienten sepan cuántos tiempos tendrá la comida y qué se va a ofrecer. Por ejemplo:

Aquí nos dejan ver que En cambio aquí esperamos tendremos sopa y pescado. una sopa, entrada y carne.
Una comida de 2 tiempos. Una comida de 3 tiempos.

Lo mismo pasa con las copas, al poner copa de vino blanco, tinto, y champaña, le estamos avisando al comensal que puede pedir lo que más le apetezca, pero que tiene las 3 opciones disponibles. En cuanto a los platos, ya no es necesario tenerlos en la mesa, con dejar un plato base, podemos jugar y sorprender con montajes originales en los platos directamente.

Las servilletas, aunque a algunos les gusten con formas de cisne y de velas, y muchas otras maneras de doblarlas que vemos en diferentes eventos, lo correcto es que estén a un lado del tenedor, doblada sencillamente. ¿Por qué? Pues para que la servilleta quede con esas formas tan elaboradas, imaginen todas las manos que la tocaron por todos lados, ¡no es higiénico! Las servilletas se doblan y se ponen a un lado, no en la copa ni en el plato, porque de tal manera queda en contacto con todo lo que vas a meterte a la boca, tampoco se deben poner debajo del tenedor, porque eso quiere decir que también se agarró éste para colocar la servilleta.

Las flores son el toque final y lo que hace que todo luzca mejor y que todo sea perfecto. Son como las joyas, no se usan las mismas para todo tipo de evento. Así, cuando las estén escogiendo, piensen como si fuera una boda: si es en la noche y de etiqueta rigurosa, ¿qué joya se pondrían? Y qué pasaría si la boda fuera sencilla, de día y en un jardín, ¿usarían esa misma joya? Recuerden, es la cereza del pastel, sin ella no luce igual.

Todo es reflejo de quién eres, al ver una mesa prácticamente se puede descifrar al anfitrión. Así que recuerden, siempre que pongan una mesa y se preparen para un evento háganse esta pregunta: ¿qué quiero que mis invitados esperen al recibirlos de esa manera? No siempre se desea lo mismo, no a todas las personas se les recibe igual.