Oro comestible

Publicado el
04 de
diciembre
,2018
Por am.chef

El oro siempre ha sido sinónimo de estatus, su brillo refleja poder, ya sea utilizado en monedas, joyas o decoraciones, éste tiene un significado de riqueza.
Y sí, el oro ¡también se come! Y no precisamente porque tenga un sabor delicioso, de hecho no tiene sabor, aunque actualmente se le pueden agregar saborizantes.
Este metal se puede comer ya que no posee químicos, y al agregarlo a un platillo lo eleva a otro nivel, lo llena de elegancia.
Para la gastronomía podemos encontrar oro en diferentes presentaciones: hojas, polvo, escamas y spray son las mas comunes.
En la India el uso del oro es enorme, es uno de los países que más lo utiliza en sus platillos.

Hay un producto que se llama Gold Chef, el cual logra la mancuerna perfecta, pues le da a este increíble ingrediente —cuyo único defecto era no tener sabor—, el sabor ideal que resalta los platillos. Así que no solamente le dará brillo, decoración y estatus a la comida, sino que también aporta sabor. Actualmente tiene 3 sabores: trufa blanca, lima tropical y vaina de vainilla. Gold Chef hace que el olor del oro se impregne en todo el pato, y también puedes crear tu propio sabor.
El oro no es novedad en la cocina, se usa en países como China, India y Egipto, entre otros, donde desde épocas ancestrales, se utiliza tanto para la gastronomía, como para remedios medicinales, aunque se descubrió que no aportaba grandes cosas o aun no está demostrado que lo haga. En Italia se creó el famoso risotto de oro y parmesano, cuyo color enamoraba al comensal mas exigente, y aquí en México tiene su mayor auge en los años 90´s, tras la evolución que surge en la cocina y chefs de nuestro país.
El oro también se puede usar en bebidas, ya que no se disuelve, así que puedes ponerlo dentro de una copa de champagne para que brille más, haciéndola mucho más elegante que si se tomara sola.