Rosca de Reyes

Publicado el
04 de
enero
,2018
Por am.chef

Hay muchas teorías encontradas de quién, dónde y cómo se creó la rosca de reyes, pero lo que es seguro es que desde siempre, dentro de la rosca de reyes, se escondía algo. Al principio ocultaban un haba, y a quien le tocara en su pedazo tenía el trato privilegiado de ser el invitado especial por esa noche. Luego esta costumbre se empezó a dar para festejar el día de reyes, y se escondía en vez de una haba, un niño, para recordar cuando María y José tuvieron que esconder al niño Jesús para salvarlo de Herodes, y el que lo encontraba debía cuidarlo y protegerlo todo ese año y era algo muy especial encontrarlo en la rosca, ya que eras el elegido de Dios para cuidar de su hijo.

Pero ¿qué pasa en la actualidad con esa tradición?, ¿en qué momento dejó de ser un privilegio para convertirse en el fastidioso castigo de ser el próximo organizador de los tamales? Todos cortamos la rosca de reyes con enorme cuidado de que no nos salga el niño; es más, ya ni siquiera le llamamos niño, pues se ha convertido en el muñeco, o incluso el mono. Pero bueno, ya que se cambió el plan de ser privilegiado al amolado, me pregunto por qué hoy en día, meten tantos niños a las roscas, debería de ser solamente una persona la que le toque la tamaliza del 2 de febrero, y en vez de tener un invitado especial una noche, tengamos una sola persona a quien molestar con dicha organización, ¿qué pasa entonces con las nuevas costumbres? ya casi en cada rebanada encontramos un niño, y ahora no sólo al niño, no sé quién inventó que en la rosca encontremos el nacimiento completo.

Y aunque la rosca de reyes se solía comer el 6 de enero, una vez que ya hubieran llegado los reyes magos y no antes, ahora si nos descuidamos, por ahí de octubre podemos encontrarnos roscas en algunas partes. Pues no disfrutamos el momento, porque siempre adelantamos las cosas, y claro, ya cuando llega el 6 de enero, nadie quiere rosca porque ya comieron suficientes.

Las roscas están hechas a base de un bollo dulce, yo las hago de brioche, y encima va decorado con azúcar y fruta cristalizada o membrillo, que es el pedazo que prácticamente nadie quiere. Por esto, el círculo de la rosca que significa el amor infinito de los reyes magos hacia el niño Dios, deja de tener orden, ya que todos quieren los pedazos con azúcar, y aunque siempre esté el raro que se coma la fruta y el membrillo, son la minoría. Cada vez es más común, ver roscas de reyes de nuevos sabores, incluso unas sólo de azúcar.

Y no nos olvidemos de algo indispensable cuando comemos rosca de reyes, su mancuerna perfecta es y será siempre un chocolate caliente, y aunque para algunos no sea lo más educado, sopearla dentro de éste es posiblemente el manjar más grande que nos hayan regalado los Reyes Magos, así que a quizás este año me daré la tarea de hacer ¡una rosca ahogada!