TAMALES EN MÉXICO

Publicado el
26 de
enero
,2021
Por am.chef

Una de las representaciones más populares del maíz son los tamales, estos pastelitos de maíz que los mexicanos hemos llevado a otro nivel con una variedad de recetas, salsas y formas, que hoy los hacen no sólo queridos en nuestra república mexicana, sino en el mundo.

Ya viene la Candelaria y su celebración no puede pasar sin comer tamales, es parte de la tradición. Ya sean verdes, dulces, de piña, de mole, rajas, con pollo o cerdo, en hoja de maíz o de plátano, todos son bienvenidos a la fiesta y apreciados por todos. Eso sí, dependiendo de dónde te encuentres en México podrás encontrar un estilo de tamal distinto y que con lo diversa que es nuestra gastronomía, en cada lugar será una experiencia única.

Ciudad de México es la casa de muchos carritos de tamales que desde muy tempranito rondan la ciudad ofreciendo sus delicias y además los puedes comer en torta, disfrutando de una grandiosa guajolota. Puedes encontrar desde los clásicos envueltos en hoja de maíz, hasta los típicos tamales Oaxaqueños envueltos en hoja de plátano asada, claro como toda la cocina de Oaxaca, son inigualables.

Si pasas por la Huasteca, que se compone por el norte de Veracruz, sur de Tamaulipas, partes de San Luis Potosí e Hidalgo, seguro que encuentras el comunal Zacahuil. Un sólo tamal alcanza mínimo para 50 personas y es algo que los diferentes pueblos aprecian enormemente. La masa se mezcla con chiles y lleva carne de cerdo o pollo. Se cubre con hoja de plátano y se cuece en horno de leña.

Si nos vamos a Michoacán, podemos encontrar las Corundas, que son unos tamales con forma de triángulo que se envuelven en hojas de caña de maíz. Una corunda bien hecha, al enrollarla, debe de salir con 6 lados y 5 puntas, que al final le da una sensación de tener forma de estrella. Suelen hacerse de masa de maíz, sencillas, y se acompañan con salsa verde o roja y queso Cotija o fresco.

También en Michoacán y Guerrero, se comen los uchepos, que son tamales dulces hechos a base de elote molido con azúcar, canela y manteca. Son el perfecto postrecito en forma de tamal y se suelen envolver en hoja de maíz fresca.

En Yucatán, preparan el Mucbil pollo, que es un tamal enterrado, que se cocina en un “pib” que es un horno de tierra que usan mucho para cocinar en la cultura maya. Este tamal es algo muy especial, pues se cubre el hoyo bajo tierra con hoja de plátano, se coloca la masa de maíz y se rellena con una preparación de pollo con axiote, cebolla, chile habanero, pimienta, ajo, comino, epazote y chile dulce. Se tapa muy bien y se cubre con leña para cocerlo.

En Chiapas, te encuentras con tamales que, además de tener una forma distinta, los sabores son típicos de la región. Primero el clásico tamal chiapaneco que hacen en forma rectangular, envuelto en hoja de plátano y relleno de un guiso de pepita de calabaza y carne, o mole. También el tamal de chipilín, que es un quelite que abunda en las tierras chiapanecas y la masa se colora de verde con esta hierba silvestre.

Ahora, en Veracruz también tienen un tamal muy patriota, el tamal veracruzano. Este tamal es único pues se hace la masa a partir de granos de elote, leche, manteca y se pinta con mole de chile ancho. Se rellena con cerdo y hojas de epazote.

La realidad es que podría seguir registrando tamales pues, hasta hoy en la república, se han registrado más de 500 diferentes recetas de tamal que varían dependiendo el pueblo y la casa en donde hayan sido preparados. ¡Viva la cocina mexicana! Pues su diversidad hace que sea hermosa. Disfruta unos ricos tamales en la Candelaria que está por llegar. ¡Felices fiestas!