Thanksgiving Pumpkin

Publicado el
26 de
noviembre
,2019
Por am.chef

¡Uno de los días que ansío que llegue año con año! Una fiesta en la que no es necesario ir a comprar regalos, solamente abrir el corazón y llegar a lo más profundo de él para agradecer todas las bendiciones o incluso lecciones que este año ha traído.  

Thanksgiving es una fiesta que se celebra desde hace ya más de 400 años en Estados Unidos y Canadá, en donde se ofrecía un banquete para agradecer la cosecha, y muchos de los alimentos que se incluían eran producto de esa gran cosecha, por ejemplo la calabaza. Así que en esta ocasión decidí hablarles un poco de este increíble ingrediente. 

La definición de calabaza es “baya de cáscara dura”, y es una fruta que está adaptada para que se consuma por megamamíferos ya que sólo ellos podrían romper su cáscara. Es de la familia de las Cucurbitáceas, pariente cercano del pepino, el melón y el calabacín. 

La calabaza es un fruto que se cosecha en invierno, por lo que es la razón principal de que esté presente en las festividades de Thanksgiving, ya que en esta época del año los campos  están llenos de ellas.

Mucha gente cree que es un ingrediente muy difícil de preparar, cocer e incluso quitarle la piel, pero la realidad es que parece más complicado de lo que es. Muchas veces la calabaza se utiliza para decorar la casa pintándole caritas para Halloween, por lo que es un gran momento para sacarle toda la pulpa y la piel y poder hacer estas maravillosas recetas que una calabaza naranja nos puede dar. Es un ingrediente tan versátil, que puede funcionar tanto en un platillo dulce como en uno salado, puede ser utilizada para un acompañamiento o incluso ser el platillo principal. De hecho, en mi caso, he llegado a utilizar a la calabaza como el ingrediente estrella en un mole. Su consistencia es de las más nobles, y aunque su cáscara sea realmente dura, al cocer la pulpa llega a tener una consistencia muy parecida a la papa. Y bueno, ¡qué decir de sus pepitas! mucha gente las tira, pero esto es imperdonable ya que son realmente deliciosas, así que les sugiero reservarlas y ponerlas a secar un poco al horno o incluso al sol, esto nos aporta, aparte de muchos nutrientes, un gran sabor por ejemplo en las ensaladas. 

Y bueno, hablando de los grandes aportes que tiene la calabaza para la salud, tiene muchos beneficios: es rica en vitamina C, fortalece el sistema inmunológico y tiene un alto contenido en agua, aporta antioxidantes, tiene alto contenido de vitamina A y es buena para el corazón, es bastante alta en potasio y es una gran fuente de fibra. Así que ya sabemos, la calabaza además de ser deliciosa, es una gran aliada con nuestra salud, por lo que en épocas invernales ¡hay que consumirla!