TRASH COOKING

Publicado el
04 de
febrero
,2020
Por am.chef

El “trash cooking” es una forma de cocinar, y la verdad es que yo lo llamaría más bien un estilo de vida, y cada vez hay más personas en el mundo que la viven. Esta es una de las tendencias de 2018, que tomó mucha fuerza en el 2019, y que viene con todo en 2020 y me parece más que excelente. Pero sabemos, ¿qué es el trash cooking?  

Ahi les va, como su nombre lo indica en inglés “cocinando basura”, es justo eso, cocinar las sobras que normalmente consideraríamos que son “basura” y convertirlas en un platillo delicioso, y de este modo poder practicar una cocina mucho más consciente, responsable y sustentable. Los chefs Rene Redzep, Dan Barber y Daniel Patterson entre otros, han aceptado y defendido esta corriente para intentar hacer entender a la gente que el sabor no solamente está en la primera vista.

Lo que más me gusta de este movimiento, es el hecho de que muchas veces tiramos partes de la comida que son las que más nutrientes o sabor aportan, ejemplo de ello es el tallo del cilantro, el centro de la manzana o la piel de ciertas frutas que sí se puede comer, o bien la piel del pescado. Por lo que el trash cooking también implica una cocina mucho más saludable al usar todas estas partes del alimento que tienen un aporte nutricional mucho más alto. En cuanto al tema de sabor, volviendo al cilantro, en el tallo es donde más sabor podemos encontrar, y tristemente es el que tiramos y solamente usamos las hojas, sin comprender todo el sabor que estamos desperdiciando, pero ¿por qué lo hacemos?, ¿así nos enseñaron?, ¿para que el platillo luzca más bonito? Y, ¿qué hemos ganado al respecto? Más desperdicio, más basura, más contaminación…

Y además, algo que de verdad me hace amar aún más esta corriente, es que al tener que  utilizar absolutamente todo lo que el ingrediente te ofrece, la creatividad tiene que salir a brote, dejamos del lado lo convencional y empezamos a crear cosas nuevas y también probar cosas que siempre nos hicieron creer que no se comían y al final acabamos descubriendo que en sabor y textura nos pueden llegar a sorprender.

Este gran movimiento llega por la necesidad de terminar con tanto desperdicio que genera la industria de restaurantes y comercios de alimentos. ¿Sabías que alrededor de un 15% del alimento que entra a la industria del alimentación, se convierte en desperdicio, ó sea en basura? El chiste de todo está en cambiar nuestra mentalidad y no estar esperando únicamente la parte visual de los ingredientes nada más, sino todo lo  que nos pueden ofrecer ya que cada parte puede ser utilizada para cosas diferentes. Por ejemplo, cuando pelas las papas o zanahorias, puedes meter las cáscaras al horno y deshidratarlas, y así tener un snack realmente nutritivo como lunch, o incluso cortadas finamente pueden ser la decoración más perfecta de un platillo Gourmet, aparte de que le estamos aportando sabor. ¡Los invito a entrar en esta consciencia que es el trash cooking!