VARIEDAD DE COPAS

Publicado el
31 de
diciembre
,2019
Por am.chef

Alguna vez te has preguntado ¿por qué tenemos tantos tipos, formas y tamaños de copas? Para empezar, las copas no sólo se utilizan para el vino sino que también se pueden utilizar para muchas otras bebidas tales como coñac, algún licor, vermouth, e incluso hace unos años  se empezaron a utilizar para el tequila dandole así a esta bebida un estatus más alto. Y la realidad es que la forma de cada una tiene una razón de ser, pues por algún motivo en particular, los ayuda en sabor o en olfato. 

Muchas veces cuando nos vamos a sentar en la mesa, ya sea una ocasión elegante o no, podemos saber qué bebida será ofrecida de acuerdo a la cantidad de copas y sus formas, pero además muchas veces por cómo tendemos a combinar los alimentos con los distintos vinos, podemos incluso adivinar qué tipo de proteína será ofrecida en la cena. Y es que es muy común encontrar en la mesa siempre, una copa de agua y alguna copa de vino, ya sea blanco o tinto, o muchas veces encontramos de las dos e incluso alguna copa flauta. 

La copa que se usa para el agua siempre es la más grande; en tamaño le sigue la del vino tinto, que sigue siendo bastante grande; después viene la de vino blanco que es la más pequeña de estas 3; y finalmente, tenemos la típica copa larga y flaca para espumosos. 

Para poder diferenciar entre la copa de vino tinto y la de agua, hay que fijarnos en la boca de cada una, ya que la boca de las copas de vino tinto son más estrechas que las de agua, así que por más que el tamaño de ambas sea muy parecido, de esta manera podemos diferenciarlas. Y la razón de esto es porque al ser más estrecha encierra el olor y al llevarlo a la boca éste entra por completo a la nariz. Pero además, también dependiendo de la variedad de tinto encontramos copas distintas entre sí, pero bueno, ya eso es muy característico de los amantes del vino o de los que más saben del tema.

Por otra parte, tenemos la copa de vino blanco, que también se usa para el vino rosado, ésta tiene una abertura de boca más pequeña, la cual es perfecta para mantener la temperatura fresca que estos dos vinos deben tener.

Y al final, viene una de las copas que más me gusta por su forma, que es la de champaña, ya que da todo el glamour que esta bebida representa. Su característica forma flaca y alta protege la burbuja perfecta que nos proporciona este delicioso vino espumoso.