Veracruz

Publicado el
01 de
octubre
,2019
Por am.chef

Cuando hablamos de Veracruz no sólo debemos pensar en que tiene costa, sino que es la entrada de mucha mercancía a nuestro país o que fueron tierras habitadas por varias culturas de nuestros antepasados del prehispánico, como los huastecos, los totonacas en Papantla —quienes nos regalaron la belleza que es el  Tajín y Cempoala—, y los olmecas, la cultura madre. Tampoco podemos dejar de mencionar que es la cuna de nuestro mestizaje,  pues Hernán Cortés llegó a lo que llamó La Villa Rica de la Vera Cruz en 1519.

 

Veracruz es la segunda entidad más grande del país, ¿sabías esto? Se compone de 950 kilómetros de territorio con límites en Tamaulipas al norte y Tabasco al sur. La región completa es sumamente diversa y la podemos distinguir por 4 zonas principales: la Huasteca, la región central, los Tuxtlas y Sotavento.

Ahora, aunque se distingue de otras entidades por su tamaño, en el aspecto gastronómico encuentra enlaces con otros estados de la república, además de contar con una  gastronomía totalmente auténtica. Un ejemplo de estos enlaces, es que Veracruz también hace un zacahuil, así como en San Luis Potosí, platillo que en su misma receta puede tener muchas variantes.

Dentro de la gastronomía propia veracruzana encontramos muchísima variedad. Se hacen picadas, que pueden ser rojas o verdes y constan de tortilla, cebolla, salsa y queso, nada más, sin carne, y son deliciosas. Por otro lado en Jalapa son famosas las carnitas de puerco para comer en los fines de semana. También encontramos molotes, que son plátanos rellenos de cerdo con pasitas y aceitunas. Y claro que tienen un alto consumo en hormigas chicatanas, que normalmente las comen en tostadas con manteca y chile verde.

Ahora, que si de tamales hablamos, tienen una diversidad que ¡wow! Desde el zacahuil, hasta tamales de elote dulce, con pipián, cazón y mole. Los chamitles son típicos de Tuxpan y en Papantla los pulaces que se hacen con calabaza. En Sotavento tamales de chicharrón y piloncillo, pepita y hasta los Tuxtlas hacen unos conocidos como chenchamitos.

No podemos olvidar que la costa de Veracruz es grande, por lo que sus cocteles de mariscos son de lo más apreciado. La preparación típica es con “salsa bruja” que está hecha de varios chiles en vinagre. 

En cada una de las 4 regiones de Veracruz podemos encontrar variedad de platillos distintos. ¿Quién no ha escuchado del arroz a la tumbada, el chilpachole de jaiba, los tostones de plátano y el famosísimo pescado a la veracruzana? Pues esos son endémicos de Sotavento. Y tiene todo el sentido del mundo, pues la zona del puerto y Sotavento son las regiones con mayor influencia “española” y se traduce hasta en su cocina. Una zona muy mexicana es la región central y esto lo digo porque es la cuna de nuestro mole de Xico, uno de mis favoritos. El chileatole de lengua, los quelites con frijol y masa, así como los chipotles rellenos, también son típicos del centro.

Los tuxtlas por ejemplo, hacen un chilpachole de yuca, y consumen iguana en moxte (hojas verdes), y el tepezcuintle al ajillo, que es un roedor que habita en dicha zona.

El postre es el final feliz también en Veracruz, en dónde terminan sus comidas con gorditas de maíz dulce, el cachum que es un dulce de calabaza, un jamoncillo de pepita de calabaza o tamales dulces morados de coco y anís, entre muchos otros. 

No podemos dejar de mencionar la gran calidad de café que hay en. Uno de los cafés con más reconocimiento de la república es el de Coatepec. También es un gran productor de mangos manila, y qué les digo de la vainilla de Papantla. Como pueden ver, la gastronomía de este estado es realmente extensa y rica, así que ¡a visitar México y a visitar Veracruz!