Image

GASTRONOMÍA SOSTENIBLE

La gastronomía es un mundo extenso y vasto, que con el pasar de los años ha ido aprendiendo, generando tendencias, respetando tradiciones y sobretodo encontrando la forma de expresar, nutrir y sorprender a las personas que disfrutan de ella. Hoy, y desde hace algunos años, una rama de la  gastronomía ha tomado un rumbo hacia la sostenibilidad, “gastronomía sostenible” es como la llamamos, e implica justo eso, sostener a nuestra gastronomía para, como fin último, llegar a un punto de #HambreCero en el año 2030. Para algunos quizás esto suene a utopía pero también da esperanza.

Ahora, ¿qué implica este movimiento? La gastronomía sostenible pretende aprovechar los recursos del presente, para saciar las necesidades actuales, sin arriesgar o comprometer las necesidades de las futuras generaciones. Es una práctica consciente con la que se busca tener una producción, preparación y  un consumo respetuoso con el medio ambiente y con las tradiciones locales. Aporta al desarrollo de comunidades agrícolas, su seguridad alimentaria, lo que genera que tengan alimento seguro y el conocimiento de usarlo para su óptima nutrición y bienestar, y a su vez conservar a la flora y fauna de dichos lugares.

Algo que me parece excelente es que muchos países apoyan esta filosofía gastronómica, empezando por Perú que aboga firmemente por los beneficios de esta práctica y es líder en fomentar que los productos alimenticios consumidos en ciertas regiones, estén vinculados a su lugar de origen. Esto no sólo habla de una responsabilidad con el entorno, sino que expone una oportunidad y una mejora a la economía de las localidades.

Como lo dijo el Presidente de la Real Academia de Gastronomía de España, ¡y me encanta!, la gastronomía cuenta con 4 eses, debe ser saludable, solidaria, satisfactoria y sostenible. Al experimentar y disfrutar de la alta gastronomía, ya tomamos mucho en cuenta la sostenibilidad de un producto y no me refiero a que en la carta diga “Hecho con productos sostenibles”, no, me refiero a que este tipo de prácticas también afecta el impacto de cualquier ingrediente y preparación en nuestros sentidos. Cuando un producto crece en su tierra, en la que nació y prolifera por la simple naturaleza, el sabor es tal y como debería ser, así como el aroma, tienes un producto completo que hará de la gastronomía algo muy especial.

Si te fijas en las cocinas de hoy e investigas sobre la sostenibilidad, verás que los cocineros jóvenes son los pilares de esta inquietud, la “generación con causa”. Y es que los cambios comienzan con los pensamientos nuevos y todos debemos de seguirlo para hacer de esta intención algo tangible que consiga un cambio en la forma y sensación de la cocina.

La vida sostenible es una elección, aunque considero que debería ser una obligación. Cada año celebramos el Día de la Gastronomía Sostenible, que es el 18 de junio y se estableció para generar conciencia alrededor de la importancia y responsabilidad que tenemos hoy los seres humanos para salvaguardar las necesidades de nuestros descendientes sin apagar las nuestras. Seguir disfrutando,  mientras aprendemos y enseñamos acerca del óptimo uso de los alimentos, así como su correcta y consciente producción.